• +56 22 2749 313 /
  • DESPACHO GRATIS A LA R.M POR COMPRAS SOBRE $29.990

Menu

Carro

El carro de compras está vacío. Puedes volver y comenzar a agregar productos.

Blog

PEDAGOGÍA WALDORF, CÓMO INCORPORARLA EN EL DÍA A DÍA DE TUS HIJOS

2021-02-26 19:31:48 UTC

PEDAGOGÍA WALDORF, CÓMO INCORPORARLA EN EL DÍA A DÍA DE TUS HIJOS

Para la pedagogía Waldorf, todos los juguetes, a excepción de las muñecas, deben estar dirigidos a transmitir experiencias sobre la naturaleza, la tierra, sus elementos, y las creaciones humanas.

Es decir, los juguetes deben proporcionar vivencias en el consciente del niño de manera que más tarde, éste pueda relacionarlas con conceptos y por tanto desarrollar sus capacidades intelectuales.

Un ejemplo para explicar esto: La rueda.

Existen objetos con cuatro ruedas que se llaman coches. Las hay de madera, de goma, metálicas,… Algunas giran fácilmente, otras no tanto, pero todas dan vueltas. Hay ruedas que giran solas porque están en un plano inclinado, otras las tenemos que empujar.

Así, si el niño con su juego acumula numerosas experiencias sobre lo que es la rueda, entonces podrá llevar a la consciencia más fácilmente los fenómenos que más tarde aprenderá sobre física o geometría, y transformarlos en conceptos.

De manera que es importante que el contenido del juego infantil hasta los siete años consista en conocer su medio ambiente a través de toda una serie de vivencias repetidas.

Estas experiencias ricas e intensas en el jugar van a facilitar una transición del percibir hacia el pensar.

Por eso en la pedagogía Waldorf no se denominan tanto juguetes, sino elementos de juego, que van a estimular la actividad creativa y sensorial del niño: el tacto, el movimiento, el equilibrio.

Porque sólo cuando los niños son capaces de registrar el efecto del mundo exterior en sus sentidos pueden ocupar su lugar en el mundo con confianza.

Conchas, piedras, piñas, maderas, cortezas, semillas, raíces, cualquiera de estos elementos naturales dispuestos en cestas en algún rincón de la casa permiten una infinidad de posibilidades en el juego.

Las experiencias que el niño obtiene con los sentidos del tacto, de la vista y del olfato son de un valor inestimable para su evolución.

Así, diferentes texturas, olores y formas transmiten al niño abundantes vivencias. Sin embargo hoy en día la mayoría de juguetes están hechos de plástico. 

Si tienes que hacer próximamente algún regalo a algún niño o niña, espero que luego de leer este blog, tengas en cuenta la importancia de regalar elementos de juego, más que juguetes de plástico, que sean naturales y de buena calidad, y que no pongan trabas a la fantasía.

Revisa todo nuestro catálogo de juguetes que comparten esta filosofía AQUÍ